5 CONSEJOS PARA MEJORAR TU ALIMENTACIÓN

Hábitos alimenticios

Hay tal cantidad de información en los medios e internet sobre dietas milagro, superalimentos y suplementos, que muchas veces no somos conscientes de que quizás cambiando algunos hábitos alimenticios podemos conseguir llevar una alimentación más equilibrada y saludable.
Nosotros te proponemos cinco puntos a seguir los cuales supondrán un cambio para bien en tu salud, ¿Te gustaría conocerlos?, pues adelante 🙂

1. Come productos reales.

Una buena alimentación tiene como base el consumo de alimentos “reales”, es decir, aquellos productos que no han pasado por mil procesos añadiéndole y quitándole nutrientes en el proceso.

Los alimentos reales presentan principalmente 2 ventajas con respecto a los procesados:

  • Alta densidad nutricional, es decir, un alimento o plato preparado con alimentos reales tiende a estar cargado de  una gran variedad de nutrientes (Marcronutrientes, vitaminas y minerales) por calorías totales. En cambio, lo alimentos muy procesados suelen llevar muchos aditivos, azúcar, fécula de patata, grasas extra, etc, lo que produce que mejore su aspecto y sabor, pero conlleva que su perfil nutricional sea un desastre, con lo que al final básicamente son calorías con muchas carencias y poca variedad de nutrientes.

Un ejemplo puedes encontrarlo en la siguiente foto:

densidad nutricional

Misma cantidad de calorías, pero nada que ver en cantidad y calidad nutrientes.

No sabes lo que estás consumiendo, a no ser que sepas leer una etiqueta y esta especifique claramente todo lo que lleva… seguramente acabes consumiendo un producto que en nada se parece a lo que intentan venderte, veamos un ejemplo con un procesado de ¿cerdo? y cerdo de verdad:

  • procesado de carnefilete de cerdo

 

 

 

 

 

 

 

 

El primero es un procesado de cerdo que contiene un… 75% de cerdo únicamente. El resto; agua, azúcares, y una larga lista de conservantes.

El segundo es lomo de cerdo, es decir, 100% cerdo, sin trampa ni cartón, lo que ves es lo que consumes.

Lo normal con los procesados es que estés pagando fécula de patata, almidón, azúcares, jarabe de maíz u otros productos de baja calidad a precio de cerdo, pavo o ternera en el caso de los procesados de carne.

 

¿Qué hacer?

Se trata de bajar de la lista de la compra los precocinados y ultrapocesados y subir a los alimentos frescos, de temporada y a poder ser de origen local.

Puedes descargar un pdf con las frutas y verduras de temporada pinchando aquí

 

2. Consume las grasas correctas.

Aunque por mucho tiempo se han tenido a las grasas como el gran enemigo a la hora de llevar una vida sana, lo cierto es que no todas  son malas, es más muchas de ellas son fundamentales para el buen funcionamiento del organismo.

Empieza Aumentando el consumo de alimentos ricos en Omega-3, el bueno de la película: sus propiedades anti inflamatorias,  y sus beneficios para el sistema nervioso y el cerebro están más que demostrados.

omega 3

… Y huye de las grasas trans.

Obtenidas a partir de un proceso de hidrogenación de aceites, es decir, añadiendo hidrógeno a los aceites de origen vegetal, se usan en productos como galletas, repostería, fritos, comida rápida, helados, etc.
Con este proceso se consigue mejorar el sabor, aspecto, textura y durabilidad, eso sí a costa de aumentar los niveles de colesterol malo y disminuir los de colesterol bueno.
grasas trans

 

¿Qué hacer?

Aumenta el consumo de:

  • Pescado
  • Nueces
  • Mariscos
  • Semillas de Lino
  • Semillas de Soja

Disminuye o elimina el consumo de:

  • Fast Food
  • Bollería industrial
  • Sopas de sobreSalsas de bote
  • Palomitas de maíz y frutos secos de paquete
  • Pizzas y mayoría de congelados
  • Margarinas

3. Mejor sin azúcar

Al hablar del azúcar estamos hablando de un ¿alimento? que no contiene nutrientes, es pura energía fácil de procesar por tu cuerpo y que actualmente es el principal culpable del creciente sobrepeso que sufre la población.

Y no solo es que su consumo cause estragos a nuestra salud, es que encima… ¡es adictivo!

azúcar adictivo
Puedes ver un interesante vídeo sobre el azúcar en nuestra página de fácebook pinchando aquí

 

¿Qué hacer?

  • Si te gusta el sabor dulce puedes añadir pequeñas cantidades de miel, añadir Stevia o consumir moderadamente algunos edulcorantes como el xilitol.
  • Reajusta tu paladar, tras un periodo sin tomar tantos azúcares añadidos en tu dieta, serás capaz de disfrutar con más intensidad de los alimentos naturales con sabor dulce como algunas frutas.
  • Usa canela, un potente antiinflamaotorio con propiedades relajantes y que viene cargado de micronutrientes (vitamina C, vitamina B1, hierro, potasio, calcio y fósforo,)

 

4. Olvídate de las dietas milagro

La dieta de la alcachofa, la dieta de la piña, los sobres de proteínas, el ayuno… son cientos, si no miles, los tipos de dietas agresivas o poco naturales que vas a encontrar en la red o en revistas.

Puede que conozcas a alguien que dice haber “perdido peso” con una de estás dietas milagro, pero seguramente lo que habrá perdido es tiempo y dinero, cuando no salud.dieta milagro

Y es que no se trata de suprimir ciertos alimentos, pasar hambre o hacer rituales alimenticios más que cuestionables. Comer bien para restaurar nuestra salud o nuestro peso es más bien una habilidad. un hábito que hay que aprender y desarrollar  y no una serie de trucos que aplicar y esperar a que ocurra el milagro.

Solemos asociar perder peso o estar saludable con el sufrimiento, o a demonizar ciertos alimentos o grupos de alimentos que eliminamos de la dieta (Lácteos, Carnes, Pan, etc). Cuando de lo que realmente se trata es de adquirir unos hábitos alimenticios correctos que podamos mantener de manera cómoda a lo largo de toda nuestra vida.

¿Qué hacer?

  • Empieza por tomar conciencia de tu nutrición: Apunta lo que comes / bebes en una libreta durante una semana, al finalizar repasa día por día el tipo de alimentos que has consumido, seguramente te lleves más de una sorpresa.
  • No gastes, invierte: Un profesional que te guíe es una inversión a futuro, y no solo en dinero sino en salud.
    Con un nutricionista que te guíe aprenderás paso a paso y de forma personalizada todo lo que necesitas para llevar una alimentación equilibrada por tu cuenta.

    Infórmate sobre nuestro servicio de nutrición

5. Dónde, cómo y quién
preguntas dieta

Las tres preguntas que marcan la diferencia, ¿Dónde haces la compra?, ¿Cómo cocinas tus alimentos?, ¿Quién te acompaña cuándo comes?.

Desde que compramos el producto hasta el consumo final hay muchos procesos que pasan desapercibidos de forma inconsciente y que pueden marcar la diferencia en nuestra alimentación, vamos a ver cómo cambiar nuestra forma de relacionarnos con los alimentos parte por parte.

 

¿Qué hacer?

 ¿Donde comprar?

  • Vuelve al comercio local como fruterías, pescaderías y carnicerías, lugares donde apenas vas a encontrar alimentos procesados y en los cuales siempre encontraras información sobre lo que consumes de mano del tendero.
  • Lleva una lista de alimentos planificada.
  • Evita comprar más de lo necesario haciendo la compra sin hambre.
  • Planifica al menos una compra semanal y algunas diariamente, así podrás aumentar tu consumo de alimentos frescos.

 ¿Cómo cocinar los alimentos?

  • Implícate más en la preparación de tus platos, hacer tú propia comida ayuda a tomar conciencia de lo que estamos comiendo (Además todo lo que prepara uno sabe mejor :P)
  • Aumenta el consumo de alimentos crudos como frutas y verduras.
  • Evita la freidora y en su lugar usa más el horno y la plancha (con poco aceite)

 ¿Con quién comer?

Evita comer solo frente a la televisión e intenta comer en compañía a ser posible con una charla agradable, esto ayudará a comer más lento y de paso disfrutar más de tu comida.